29 ene. 2015

¡El blog ha muerto, larga vida al contenido!

El otro día participaba en un debate en Twitter, en el que me salió sin premeditación alguna un pensamiento que lleva un tiempo rondando mi cabeza, los blogs están muriendo. Sí, suena drástico, pero en Internet los cambios suelen ser drásticos, y rápidos, muy rápidos, aunque no creo que los blogs vayan a dejar de existir, toca renovar un poco. 

En la primera entrada de este blog, comentaba mis comienzos en la red, con aquella web personal, muy similar a ésta aunque en aquel momento el concepto “blog” no existía. Tras ésa vinieron muchas otras, la segunda dedicada a Magic: The Gathering, y la tercera o cuarta a Warhammer (Canal Warhammer News, hermana de la lista de correo del mismo nombre). Lo curioso es que en aquel momento, correría el año 96, decidí que la única forma de hacer eso bien era en grupo, con un proyecto común, y así lo hice, hasta que a esos proyectos se los llevo Internet, o aún colean por alguna parte, ajenos a mi.

Imagen CC obra de Kevin King


No soy un visionario, más bien un poco flipadillo, pero creo que en aquel momento lo vi claro, y lo sigo viendo igual. El blog es genial y yo seguiré escribiendo, tanto como hasta ahora, más o menos, en los diferentes blogs que mantengo, o en los que me apetezca crear, pero siempre lo haré como algo personal, una vía de escape a la necesidad de escribir y compartir pensamientos e ideas.

Si tus objetivos no van más allá de esa simple necesidad de vomitar palabras, sigue con tu blog; si quieres ir más allá, olvídalo. 

Al menos olvida el formato actual, y más cuando los legisladores dificultan el trafico de información en Internet, y la gente de un día para otro deja de seguir 80 blogs que seguía desde un “agregador”.

Un blog serio con una temática y un objetivo concreto, es muy exigente, y pocas personas son capaces de sacar un proyecto así adelante, con éxito y solas. Por otra parte, el éxito de las webs colectivas, es también anterior a los blogs, y en todo el mundo, incluido nuestro país, han funcionado, y generalmente han terminado siendo referentes en sus campos.

Los principales escoyos del escritor solitario son la regularidad, la soledad, la falta de comunicación, la falta de ideas, de retroalimentación... en fin, la soledad. Todos estos problemas se resuelven con trabajo en equipo.

La entrada de hoy será corta, ya que hay mucho que decir de este tema, y si puedo lo dividiré en varias para enfocar más cada entrada en modelos diferentes, pero seguro que me debo a mi mismo escribir sobre proyectos en Patreon colectivos, y sobre proyectos de publicaciones web colectivas.

Sí os sirve de adelanto a mi lo que me pone más que nada es Orsai, Bonsai o Jotdown. Los veo como el camino a seguir, como medios que puedo tomar en serio, que disfruto leyendo entradas de miles de palabras y que gracias a sus muchas firmas interesantes, no dejan de descubrirme escritores y temas interesantes. No dejéis de visitar estos ejemplos si sois amantes del trabajo bien hecho.

Anímate a darle unas vueltas a estos, invita a la gente que te gusta a escribir en tu web, ofrécete para escribir en las webs que te gusta leer, dale un giro a tu web, piensa que quieres, plantea un objetivo, y busca a esas otras almas perdidas de la red, que como tú están deseando hablar sobre eso que tanto os gusta.