8 jul. 2012

Crowdfunding, o el viaje sin retorno de la financiación


Hoy os voy a hablar un poco de este fascinante fenómeno del Crowdfunding.

Dice la Wikipedia que uno de los primeros proyectos que se financió con este método fue una gira del grupo británico, Marillion. Allá por el año 1997, sus fans en Estados Unidos reunieron 60.000 dolares para ver de nuevo a este clásico del rock. 

¿Qué es el Crowdfunding?

El Crowdfunding, micro-financiación o financiación colectiva, es un método de financiación con el que los encargados de llevar a buen puerto un proyecto, buscan la ayuda necesaria para él mismo a través de la cooperación de diferentes personas que pueden aportar dinero u otros recursos, para el desarrollo del proyecto. A poder ser, sin pasar por un banco y sus condiciones, que en los tiempos que corren, se acercan a la usura y más allá.

 Imagen de genengnews.com



¿Qué hay de nuevo en esto?


Si eres una persona inquieta de esas que cada semana tiene un proyecto y estás al día de lo último de la red, sabrás que hay poco de nuevo en Internet, y que como siempre, la principal novedad es el medio, que no es poco, especialmente si nos fijamos en los resultados finales.

Bazofia Nº1, año 1994
Hace años, cuando hacíamos un fanzine, de música, o de juegos, o de lo que fuera, con nuestra máquina de escribir (sí, sí...) y fotocopias cutres, lo hacíamos con una mezcla de Crowdfunding y Crowdsourcing. El dinero siempre salía de familia y amigos, éramos muy jóvenes y no teníamos un duro, pero juntando 20 duros que nos daba la abuela, 300 pesetas que me deja el colega y con la fotocopiadora que nos va a prestar el padre de Javi, además de la colaboración del Manolo que dibuja, y el Juan que ha escrito dos artículos , esto está hecho.

Ahora, por suerte, en lugar de pegarle el sablazo a amigos, familiares y conocidos, podemos buscar a gente que realmente esté interesada en lo que queremos hacer, y colabore de una u otra forma, en que ese proyecto –que no dudaría en comprar si viera en la calle- salga adelante.


¿Entonces, dónde está la gracia?


Pues como siempre que algo pasa del mundo real al virtual, su público se multiplica de forma exponencial, y los cuatro amigos que antes te ayudaban, con dinero o trabajo a sacar ese proyecto adelante, ahora son -potencialmente-, millones. Este es el principio básico de todo lo que triunfa en Internet, los más de dos mil millones de usuarios, entre los que buscaremos a nuestros afines para la causa.

Eso si, no son tus amigos ni tu abuela, estos van a querer algo a cambio. Su apoyo no es incondicional, unos querrán ser los primeros en tener tu nuevo producto, aparecer en los créditos de tu película, y algunos se contentarán con que les des las gracias, siempre y cuando tú te contentes con uno o dos euros.


Cuando Ignacio encontró a Sally


Ay, mi Sally, mi Crowdfunding, mi Crowdsourcing o como lo queráis llamar. No puedo negar, que este formato me fascina, me apasiona, y no puedo dejar de ver en él un futuro de esperanza, de un mundo en el que la capacidad de decisión de las personas, tenga influencia en la oferta que se encuentran cada día, en lugar de tener que usar esa capacidad de decisión para elegir de lo que hay, lo menos malo.

La cultura del pro-común, parece que se está instalando en parte de la sociedad, aunque realmente nunca la abandonó, y en España hay grandes ejemplo de campos, montes y valles, propiedades de comunidades, que se han mantenido, en muchos casos, a través de los siglos hasta hoy, para uso y disfrute de todos.

Podría enrollarme escribiendo sobre qué se puede hacer con Crowfunding, pero creo que lo mejor será dejar claro que se ha hecho ya con este sistema, y quizás a partir de ahí, veamos que podemos hacer nosotros con él. O retorciendo las palabras de JFK “No pienses qué vas a sacar de tu Crowdfundig, piensa qué vas a ofrecer gracias a él”.

Para próximos artículos hablaré de algunos proyectos interesantes financiados usando este modelo.

Cómo cambiar el mundo a través del Crowdfunding


Estas son algunas de mis iniciativas preferidas, aunque la cantidad de webs dedicadas al crodfunding aumenta cada día y sería absurdo intentar nombrarlas todas, al final del artículo hay un listado con sitios de interés.

unglue.it
¡Libera esos libros!
Unglue.it: Sin duda una de mis iniciativas preferidas. Ya está bien de cuentos chinos sobre propiedad intelectual, ¡liberemos la cultura!. Esta iniciativa presidida por Eric Hellman pretende pagar a los propietarios de los derechos de diferentes libros, seleccionados por el público de la web, para que sus creaciones pasen a una licencia creative commons y puedan ser distribuidos libremente.

Flattr.com: Esta plataforma Sueca, ha sido creada por Peter Sunde (miembro fundador de The pirate Bay) y Linos Olsson. Su nombre viene de “flat rate” (tarifa plana) y “flatter” (halagar). El funcionamiento es simple, haces aportaciones económicas a tu cuenta de flattr cada mes, y cada vez que algún contenido de alguna web con el botón de Flattr te gusta y crees que merece algo más que un +1, solo tienes que hacer click en él, y parte de tu aportación mensual irá a parar a este creador (no olvides pulsar el botón de Flattr de este artículo, tras crear tu cuenta en Flattr.com ;-)) . A fin de mes, tu aportación, sea la que sea, se dividirá entre el número de contenidos en los que has hecho click, y los autores ingresarán algo. 

Goteo.org: Goteo es una plataforma de financiación colectiva y colaboración distribuida (servicios, infraestructuras, micro-tareas) para proyectos que además de ofrecer recompensas individuales generen retornos colectivos. Esto es, que fomenten el procomún, el código abierto y/o el conocimiento libre. Como miembro de esta red puedes cumplir uno o varios roles: impulsando un proyecto, cofinanciándolo o colaborando en su consecución. Vamos, una iniciativa brillante, solidaria y en la que solo por su espíritu dan ganas de participar.

Buy India a Library:  Pues como su nombre indica, esta gente se dedican a poner bibliotecas en la India (o África), basando el proyecto en el Crowdfunding, no lo voy a negar. Si se me hubiese ocurrido a mi, pensaría que soy el tipo más inteligente del planeta, pero se le ocurrió a Ned Potter 


Otros enlaces de interés y fuentes: