2 ago. 2012

No tengas miedo. Aquí y Ahora

¡Sonríe!


Cuando comencé con este blog me prometí a mi mismo no escribir sobre política. No es que no me interese, la política no ha dejado de llamar mi atención desde que tengo uso de razón, pero creo que en estos momentos hay demasiada gente hablando de este tema, con mayor o menor acierto y conocimiento, y el tema está alcanzando unas cotas de ruido que dificulta mucho saber que está pasando realmente y por qué.

No voy a entrar en política, sino que hoy voy a ponerme un poco filosófico, y voy a tratar un tema que considero mucho más importante, y que inevitablemente está relacionado con la situación actual, aunque realmente, está relacionado con casi todas las situaciones.

En estos días parece que todo el mundo está preocupado, asustado y enfadado. Con los políticos, los banqueros, el vecino de arriba y como no, el coche que va tan lento por delante o tan pegado por detrás. No hace falta demasiado para que salten chispas y en mi facebook las quejas, reivindicaciones y lloros, están más que nunca a la orden del día. Sea por lo que sea parece que nos empeñamos en vivir enfadados, asustados y especialmente enfocados en cualquier momento que no sea el presente, agobiados por un pasado que nos persigue o un futuro que nos asusta, aunque nunca termina de llegar, y siempre está por venir.

Yo pienso que esto se debe a que los políticos pretenden asustarnos con lo que va a pasar, para, tal y como están haciendo, recortar todos los derechos y libertades que costó tanto conseguir, sin que nadie se atreva a hacerles frente, pero la verdad, me importa bien poco. No tengo miedo.


El futuro


No hay nada que podamos hacer para saber qué ocurrirá realmente mañana, pasado o dentro de un minuto. Ni siquiera podemos saber si ese futuro llegará a ser presente algún día. Aun así, nos pasamos la mayor parte de la vida pensando en él, en ese porvenir, y en los planes que tenemos para esos días que llegarán, y que nos harán felices. No se puede ser feliz en el futuro, solo en el presente, no se puede ser nada en el futuro. El futuro no existirá nunca, porque si algún día llega, se habrá convertido en presente, y nos lo perderemos,  probablemente, preocupados por otro futuro que pensamos está en camino y será aún mejor.


El pasado
 

El pasado tampoco existe, aunque la diferencia es que un día fue presente, mientras que el futuro nunca sabemos si llegará a ser. 
Esto hace que pueda ser más provechoso mirar atrás, siempre con intención de aprender de nosotros mismos, de recordar nuestra experiencia para saber de dónde venimos, y poder decidir mejor en el presente, que queremos hacer y hacia donde queremos llevar nuestra vida. Nunca debemos dejar que el pasado nos atormente. La culpa, ese lastre que muchos "cristianos-culturales" llevamos arrastras, nos impide avanzar y nos bloquea, en lugar de como bien nos enseñaron también, quedarnos con el propósito de enmienda, que se practica en el presente, donde de verdad podemos hacer algo para que las cosas sean de otra forma.


El presente. Aquí y Ahora.
 

El presente eterno, efímero y único momento en el que podemos hacer, sentir o vivir, es lo que me ocupa hoy, y lo que sin duda debería ocuparnos siempre.


Por algún motivo, la mayoría de las personas no somos capaces de centrarnos en el momento presente, y pasamos nuestra vida preocupados por lo que está por venir, o por lo que ya ha ocurrido. ¿Podré pagar la hipoteca el mes que viene? ¿Me van a despedir? ¿Tenía que haberle dicho que la quería?. Mientras que por otra parte a cualquiera que le digas que la vida,  inequívocamente transcurre en el presente, te dirá que tienes razón, que es obvio, y probablemente lo acompañen de un "¿y qué?".

¿Que nos impulsa a despreciar constantemente nuestro presente? No lo sé, lo siento. Lo que sí sé es que mientras vivimos así nos estamos perdiendo cada instante del presente, el único momento que importa, sin ser capaces de ver la belleza de cada día, de las personas que nos rodean, de los campos, los amaneceres, o de nuestros propios hijos. Es en este momento cuando puedes decidir cambiar tu vida. Solo ahora. En este preciso instante. No lo dejes para mañana, no pienses ya lo haré, ni des por hecho que ya lo hiciste el día que leíste "El monje que vendió su Ferrari" sé cada día como quieres ser. Permanece atento a tu presente, porque es lo único que tienes.

A algunos de vosotros, esto os sonará a clásico de la filosofía oriental, pero espero que esta recopilación de citas, os dejen ver como a mí, que es una conclusión a la que en todas épocas y culturas se ha llegado de una u otra forma.

Dejemos que el pasado sea pasado.
Homero (Poeta  Griego S. VIII a.C)

Pues bien, arrójalo todo, quédate sólo con estas pocas cosas
y además rememora que cada uno sólo vive este presente efímero.
Lo demás o ya está vivido o es incierto.
Marco Aurelio (Emperador romano 121- 128)         

El pasado ya no es y el futuro no es todavía.
San Agustín (Obispo y filósofo 354 - 439)

Lo que ha pasado ha huido, lo que esperas está ausente,
pero el presente es tuyo.
Proverbio árabe       

Agua pasada no mueve molino
Refrán popular

Entre la fe y la incredulidad, un soplo. Entre la certeza y la duda, un soplo- Alégrate en este soplo presente donde vives, pues la vida misma está en el soplo que se pasa.
Omar Khayyam (Matemático, astrónomo y poeta persa, 1048 - 1131)

El futuro nos tortura y el pasado nos encadena.
He ahí por qué se nos escapa el presente.
Gustave Flauvert (1821 - 1880)

Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente,
cosa que rara vez nos ocurre a nosotros
Jean de la Bruyere (Escritor francés 1645 - 1696)

No recuerdes las cosas que pasaron y no abrigues
esperanzas para el futuro. EL pasado quedo detrás de ti;
el estado futuro no ha llegado. Pero aquél que con visión
clara pueda ver el presente que está aquí y ahora, tal
sabio debe aspirar a conseguir lo que nunca puede ser
perdido ni alterado.
(Palabras atribuidas al Buda Gotama)

Solo hay vida en el presente, y vivir en el presente
supone dejar los recuerdos, como algo muerto, y vivir
las personas y los acontecimientos como algo nuevo, recién
estrenado, abierto a la sorpresa que cada momento te
puede  descubrir.
Anthony de Mello (Sacerdote jesuita 1931 - 1987)

Hay gente que nace y muere y nunca es consciente de su aliento entrando y saliendo de su cuerpo. Eso muestra cuán lejos viven de sí mismos.
Ajahn Chah (Maestro Tailandés 1918-1992)

Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada,
uno se llama ayer y otro mañana. por lo tanto hoy es el día
ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir.
Tenzin Gyatso (Dalái lama tibetano 1935 - )


Para terminar esta entrada, una pequeña bibliografía que en algún momento de mi vida, me ha ayudado a llegar hasta este preciso instante de mi presente en el que escribo estas palabras, y que incluyo aquí porque seguro que a través de estos libros podéis aprender mucho más que de esta simple reflexión.

Budismo sin creencias - Stephen Batchelor
No Ajahn Chah - Ajahn  Chah
Las Cuatro Verdades Nobles - Ajhan Sumedho
Walden o la vida en el bosque - Henry David Thoreau
Momo - Michael Ende
Las costumbres de los Nobles - Thanissaro Bikkhu
Anapanasati: La atención con la respiración - Buddhadasa Bhikkhu
No religión - Buddhadasa Bhikkhu
La mayor parte de las citas fueron recopiladas por Daniel Ramos Autó en su libro Vivir aquí y ahora